Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

ENSAYO FILOSOFIA 2º TRIMESTRE, 4º ESO

Esto se tata de un trabajo que presenté para flosofía en el que hablo de "Pequeña Miss Sunshine" y "Fahrenheit 451" comparándolos con diferentes modelos de felicidad y dando mi punto de vista en ellos, con una breve conclusión final.

¿Qué es la felicidad? La felicidad no se basa en triunfar si no en algo más. Coincido con el filósofo británico Bertrand Russell en cuanto a que hay ciertos factores que nos impiden alcanzar tal estado. En la película “Pequeña Miss Sunshine” (de la que hablaré más adelante) muchos de estos factores aparecen: Estrés, exceso de competitividad, miedo al “qué dirán”… Cuando al fin consiguen arreglar estos factores y parar de preocuparse por todas las cosas, comprenden que pueden ser felices aunque todo se caiga a su alrededor. Desde mi punto de vista, la película nos ayuda a comprender que la frustración, no intentar algo, rendirse, ser negativo… no lleva a nada. Que aunque todo salga mal hay que seguir adelante con una sonrisa y un optimismo impecable. Evitar los puntos que mencionaba Russell en “La conquista de la felicidad” y disfrutar con los pequeños detalles de la vida.

 En cuanto a mi respecta, ser feliz sería una mezcla  entre la autorrealización, ser autosuficiente y la experimentación de placer. Cuando uno de estos tres “modelos de felicidad” falla, la gente experimenta un vacío que puede llevarles a la desesperación. No deberíamos centrarnos en solo uno de ellos porque sentiremos que falta algo, aun habiendo logrado el objetivo máximo. Esto se demuestra de manera impecable en la película “Pequeña Miss Sunshine”. Cuenta la historia de una familia de seis integrantes y como ayudándose entre todos, conseguirán llevar a la menor de ellos al certamen de belleza “Pequeña Miss Sunshine”. Al fin, descubrirán que ser unos triunfadores no es lo más importante, y apoyaran a la pequeña en  concurso aunque fracase. Los personajes que más me gustaron fueron:

-El tío Frank, un hombre llevado a cometer un intento de suicidio, provocado por el rechazo de su novio. Es una persona, que aunque tenga muchos problemas consigo mismo, ayudará a los demás a solucionar sus problemas y los motivará a seguir adelante y no rendirse. Muchas veces actúa como el único pilar estable de la familia, después de que el abuelo muera.

El abuelo es un señor, anciano, drogadicto que entrena a la niña para ganar el concurso y seguir sus sueños. Motiva a la familia a seguir adelante con el sueño de la pequeña y cuando se frustran (ej. cuando el padre fracasa en su proyecto) los apoya, haciéndoles ver  que a veces se gana y a veces se aprende.

-Dwayne se nos presenta como un adolescente con un gran sentido de la disciplina, seguidor de Nietzsche (un filósofo alemán), se encuentra en un voto de silencio desde hace medio año y su sueño es ser piloto del ejercito del aire. Se ve frustrado cuando se entera de que es daltónico y no podrá nunca ser pilotos, rompe su voto de silencio y estalla de la furia. Al final decide también unirse al resto para ayudar a Olive a cumplir su sueño.

Dicho esto, apoyo la idea de mezclar los tres modelos de felicidad, pero sin centrarse en ser feliz. Me explico. Como ya dije anteriormente en mi otro trabajo de filosofía, la felicidad se encuentra en disfrutar de las cosas cuando las tienes, de los pequeños placeres de la vida (no me voy a centrar en esto, porque sería repetirse en cuanto al anterior proyecto y podría resultar pedante o cansado).

 En cuanto a la felicidad basada en el placer, era un tema tratado en el libro que elegí. Fahrenheit 451 narra la historia de un bombero que en el universo presentado, ejerce el trabajo de quemar los libros, evitando así la culturización de la población y guiándolos hacia una falsa felicidad, como se descubre más adelante. El protagonista es un hombre llamado Montag que disfruta de su oficio, hasta que conoce a Clarisse (hablaré de ella más adelante) y comienza a replantearse su felicidad, si es correcto quemar los libros etc, hasta que finalmente, cambia de manera radical, leyendo libros, quemando bomberos, huyendo para continuar el aprendizaje de los antiguas grandes figuras literarias. Clarisse es una chica, presentada como una adolescente que destaca por no ser como los demás (se replantea el sentido de las cosas, el por qué de cada pequeño detalle). No sobrevive a los antagonistas. La matan los bomberos aunque no especifica nada en cuanto a ello.  Montag se da cuenta de que a su alrededor no hay felicidad. La gente cree que sí, pero solo es una falsa felicidad basada en el ocio de las personas y descubre que no hay relaciones verdaderas, ni tampoco un control del cuerpo por parte de cada individuo, ya que muchas veces parecen marionetas guiadas por maquinaria llevándolas lentamente a una muerte silenciosa, a un suicidio sin importancia. Total, uno menos no importa ¿no? Solo es una marioneta más, centrada simplemente en disfrutar, sin realmente voluntad. Por esto Montag sufre cuando matan a la vieja de los libros, porque ve en ella una persona de verdad, no las marionetas que siempre encontraba. Este libro realmente te enseña que no puedes simplemente conformarte con esta felicidad (por ejemplo, Montag encuentra el placer de leer y descubre que los libros cuentan la realidad que a muchos les podría molestar pero que les enseñaría realmente en que se basa la felicidad).

En cuanto a mi, soy feliz actualmente. Acabados los exámenes dispongo de tiempo libre que disfruto bien sea en solitario y junto a mis amigos o pareja. También disfruto desahogándome escribiendo pequeños relatos, leyendo, entre otras cosas. No me falta nada y lo único que realmente deseo es continuar con este extraño sentimiento mucho más tiempo. Aunque tampoco estaría mal que pusieras en clase Dogma… puesto que esta película me resulto un tanto aburrida que, en mi opinión, se salva gracias al adolescente, al tío y al abuelo. Me habría gustado leerme por segunda vez el libro ya al acabarlo, el autor te narra detalles de como creció la historia en su mente y de qué quería exactamente transmitir y siento que si lo volviera a leer lo vería con otro ojos, desde otro punto de vista. Esto demuestra que es un buen libro, no solo narra una historia si no que además te hace pensar. Va más allá. Y al fin y a cabo, eso es lo que marca una diferencia y mantiene el cerebro pensando y eso siempre me gusta.